Teléfono ventas: (55) 2000 2820

¡Mi marca saldrá a la venta!

MIS

Día con día surgen nuevos productos en el mercado, servicios y objetos que hace algunos años hubieran sido sólo imaginarios y la pregunta es: ¿cómo se lanza una marca con la seguridad de no dar un "salto al vacío"?

Existen herramientas para plantear escenarios donde se ofrecen posibilidades de éxito o error y, dependiendo el caso, modificar aspectos o realizar ajustes que mejoren y garanticen, en lo posible, la aceptación de nuestra marca durante cada uno de los momentos que un cliente atraviesa en su experiencia de compra.

Inicialmente, el cliente debe crear una relación con la marca, a partir de ello se consideran herramientas de análisis para entender cómo se desenvuelve nuestro consumidor para seleccionar aquello con lo que se identifica y que, finalmente lo motiva a la adquisición de tal o cual producto y que posteriormente crea lealtad o bienestar a partir de esa decisión.


Para entender los hábitos de consumo de cualquier cliente primero hay que identificarlo, basta con poner el ejemplo de Uber, una aplicación digital que ha ganado usuarios a nivel global y desplazado a los servicios de movilidad tradicionales. En teoría lo que ha motivado a los usuarios a seguir utilizando el servicio es su experiencia como consumidores, desde la descarga de la aplicación hasta la utilización del servicio de manera continua.

¿Cómo se plantearon los creadores de este servicio que sería viable su lanzamiento?, a partir de sus consumidores.

La realidad es que no es sencillo efectuar un análisis de este tipo. Se deben considerar diferentes variables, establecer objetivos e implementar mejoras. Registrar qué motiva al consumidor en cada etapa, de manera negativa y positiva, y reconocer que estas sensaciones se reflejan en momentos clave, ya que son decisivos para continuar su relación con tal o cual marca. Incluso podemos hablar de motivaciones externas, como políticas laborales, por ejemplo: Apple, que presume un reporte de ganancias lucrativas exorbitantes mientras se señala el alto costo humano que representa poseer alguno de sus productos, que finalmente es pagado por miles de empleados en ensambladoras y demás proveedores. Sin duda, esto también ha creado dudas entre sus consumidores habituales; quienes, a decir del dicho popular "el cliente siempre tiene la razón", son los que tienen la última palabra en el éxito o fracaso de alguna empresa.

Por lo que es importante considerar el antes, durante y después de las experiencias de compra. No basta con ofrecer un buen producto, es necesario entender que ese producto representa una serie de posibilidades incluso después de ser adquirido y tener claro que el consumidor atraviesa por varios momentos que pueden ser definitivos en su experiencia de compra, por lo que son ellos quienes rigen las pautas para lanzar una marca que sea verdaderamente competitiva.

Dichas pautas sólo pueden establecerse a través de investigaciones, desarrollos y estudios de mercado que generen el conocimiento para mejorar la posición de cualquier marca, Master Research ubica hábitos de consumo antes, durante y después de la venta, creando posibilidades de mejorar el compromiso entre clientes/marcas, y estableciendo una mejor percepción del servicio o producto dentro del amplio mercado que se nos ofrece día con día.