El impacto del nuevo etiquetado: Caso Osito Bimbo y la reacción de la audiencia

Por: Fernando Ríos
Director comercial de Master Research

  1. La historia

Derivado de la aplicación aparición de un nuevo apartado en la Nom-051-SCFI/SSA-2010 de especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas no alcohólicas preservados se prohibió la aparición de personajes llamativos en sus empaques que pudieran atraer a los niños para consumir productos azucarados.

Esta modificación a la norma representa un fuerte impacto para las marcas como Bimbo, Sabritas, Marinela y Barcel entre otras, las cuales desde hace décadas cuentan con mascotas insignias de sus productos como el Tigre Toño, Sam el Tucán y el Osito Bimbo. Estos personajes forman parte de los activos de la empresa ya que son monetizables. Su construcción y desarrollo a lo largo de los años costó a las empresas millones de pesos y no es de extrañarse que estas se nieguen a dejarlos ir tan fácilmente.

El pasado 14 de febrero se volvió tendencia en redes sociales que el Osito Bimbo comenzó a aparecer en los empaques de las Servilletas Pétalo junto al cachorro insignia de esta marca. La jugada fue innovadora y atrevida, que no pasó desapercibida por la audiencia que no dudó en expresar su gusto y apoyo a la estrategia de la panificadora.

2. La conversación y reacción de la audiencia

La audiencia demostró un gran apoyo a la jugada de Bimbo y lanzó fuertes criticas hacia el gobierno donde entre las tendencias se identificaron palabras como prohibicionismo mientras que alrededor de bimbo fue utilizada en contextos positivos. La tendencia de las emociones expresadas se centro en la alegría hacia la no desaparición del Osito en el punto de venta y una amplia manifestación de Ira hacia la aplicación de la nueva norma.

El alcance potencial del tema del osito Bimbo logró llegar a 230 millones de personas. Esto se traduce en que cada mexicano con acceso a medios digitales pudo ser alcanzado hasta tres veces por la conversación referente a la mascota de Bimbo y su estrategia de rebeldía ante la modificación a la NOM.

Sin duda ha sido una buena jugada por parte del equipo de Mercadotecnia de Bimbo que ha sabido aprovechar la oportunidad de posicionar su imagen, específicamente del osito Bimbo, en categorías relacionadas a la suya sin violar las leyes aplicables, pero sobre todo cuenta con una audiencia muy leal a la marca al ser una de las marcas favoritas en nuestro país.